EXPERIENCIAS FAMILIARES

DE FIN DE SEMANA

¡Hola, familias! Somos los Cuevas, y os queremos recomendar un plan estupendo para poder disfrutar cualquier fin de semana por su proximidad a Madrid. Se trata de una propuesta que combina naturaleza, deporte, paisajes alucinantes... ¡y unas pizzas riquísimas!. Veréis, el sábado pasado, y tras acoplar a nuestro coche las bicicletas de los cuatro, nos desplazamos hasta uno de los valles más bonitos del centro peninsular, y que está aquí, en la Comunidad de Madrid. Se trata del Valle de Lozoya, al que podemos llegar tomando la salida 69 de la autovía A1, la que une Madrid con Burgos. Una vez en el valle, aparcamos nuestro coche en la localidad que lleva el nombre del valle (Lozoya) y preparamos nuestras bicicletas. Si no tenéis bicileta, u os da pereza desplazarla en el coche, ¡no hay problema, siempre la podéis alquilar en el pueblo! Basta con contactar con la empresa: www.meridianoraid.com. En el Valle de Lozoya se localiza la ruta cicloturista más asequible que conocemos para hacer en familia. Una pista forestal TOTALMENTE LLANA y sin peligro de paso de vehículos rodea casi en su totalidad el embalse que adorna este precioso enclave, el embalse de La Pinilla, y atravesando pueblos muy bonitos que merece la pena descubrir. Los paisajes que iréis recorriendo a lo largo de sus más de veinte kilómetros os sorprenderán, así como la facilidad del trazado que os proponemos. Al poco de atravesar el pueblo de Pinilla del Valle, un puente a nuestra izquierda nos ofrece la posibilidad de cruzar el embalse. Lo atravesamos y llegamos hasta uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de nuestra región: "El Valle de los Neandertales". Merece la pena visitarlo (conviene reservar: https://reservas.elvalledelosneandertales.com/). Os explicarán lo más destacado de este lugar donde vivió una tribu de Neandertales que dejaron su huella con numerosos restos que está estudiando Juan Luis Arsuaga, el responsable de los yacimientos de Atapuerca, en Burgos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresamos al puente, y tras atravesarlo de nuevo, giramos a mano izquierda para continuar por la pista que nos llevará hasta el final de nuestro recorrido de ida, el pueblo de Alameda del Valle. Allí repusimos fuerzas comiendo fenomenal en una pizzería preciosamente decorada, y en la que también es recomendable reservar (Restaurante Boliche. Reservas: 91 869 13 52). El regreso hasta Lozoya se hace por el mismo camino recorrido, esta vez sin desviarnos sobre el puente de Pinilla, seguiremos de frente hasta Lozoya. La única época en que no es muy recomendable esta aventura es verano, pues aunque se viaja bajo los árboles gran parte del trazado, las temperaturas son elevadas. Esperemos que os guste y... a disfrutar en familia!!!